Viviendas de segunda mano y reformas integrales

El precio de las viviendas de nueva adquisición es inalcanzable muchas veces para algunos bolsillos. Hay viviendas de segunda mano, viviendas en pueblos alejados de la capital o heredadas que se ajustan más a nuestros presupuestos. Eso sí, tendremos tener claro que en muchas de estas viviendas tendremos que realizar reformas integrales. Si has pensado en adquirir un tipo de vivienda en estas condiciones te aconsejamos que sigas los siguientes pasos.

Estructura interna

Al adquirir el inmueble tendremos que asegurarnos que las instalaciones y las estructuras de nuestro piso estén en buen estado. Si no es así deberíamos empezar por cambiarlos como primer paso.

Es importante asegurar antes de toda obra la seguridad de las personas y la habitabilidad de la propia vivienda. Ya que entre la estructura interna se encuentran la instalación eléctrica, las tuberías de agua o los muros de carga.

Estas estructuras son fundamentales y en la mayoría de los casos, al ser inmuebles antiguos, tienen todavía las cañerías o la instalación eléctrica original. Es posible que funcione perfectamente pero habría que comprobar que no fallen a corto plazo porque sino toda nuestra reforma no habrá servido para nada. La estructura interna es el primer paso ya que implica mayor obra, a veces, levantar suelos o picar paredes completas.

Lo mejor es comprobar personalmente la calidad de los materiales para que no nos den gato por liebre porque una vez puestas paredes y suelos estaremos en manos del relativo buen trabajo hecho.

Estructuras externas

El paso posterior para nuestras reformas integrales serán las estructuras externas. Son aquellas que no forman parte de la arquitectura pero sí influyen en el uso de metros o en la distribución de la vivienda. Entre estos se encuentran el alicatado, los falsos techos, los tabiques.

Si vas a hacer una reforma integral de todo el inmueble es recomendable que empieces por la cocina o el baño, son estancias más complejas y las que más se suelen utilizar a lo largo del día.

Acabados de la obra

Con acabados de la obra nos referimos a las reformas que tienen que ver con la pintura o instalación de puertas, ventanas, etc. Son elementos que requieren menos tiempo y dan menos problemas que los anteriores pasos.

Recomendamos dejar la pintura lo último, pues si vamos a tener que colocar puertas o ventanas es probable que dañemos la estructura circundante. También es recomendar empezar por las estancias más importantes y en época de calor para que tarde menos en secar.

Hasta este punto de las reformas e interiorismo no pienses en meter muebles o en hacer una limpieza general y a fondo pues todo el proceso levanta mucho yeso y polvo. Una vez acabado con los últimos retoques date un tiempo para comprobar que todo esté a tu gusto o darle un último retoque a algo.