Siéntete cazado por un día

El paintball en Madrid es uno de los deportes con más reservas para estas Navidades. Es un juego en el que los amigos se reúnen para pasar un tiempo divertido entre ellos y  practicar deporte a la vez. El paintball conocido originariamente como National Survival Game no era considerado como un deporte sino como un juego de caza. La idea surgió en los bosques de Nuevo Hampshire (Henniker) entre dos amigos.

 

¿Cómo nació la idea?

Los creadores del paintball eran un escritor y un corredor de bolsa de 1976. Hayes Noel y Charles Gaines decidieron crear una de las actividades para niños más divertidas, donde pudiesen cazarse y acecharse el uno al otro mutuamente (más info: https://www.actionlive.es/).

La idea surgió recordando el viaje de Gaines a África donde fue a cazar búfalos y, a la vuelta, comentó lo horrible que fue para él la experiencia de la caza a animales. El juego más peligroso, una historia real de Richard Connel también sirvió para crear el juego.

La idea del arma de bolas surgió de un amigo de Gaines un año después, al enseñarle un catálogo agrícola. Gaines se fijó en una marcadora agrícola Nelspot 007, utilizada para marcar vacas. Los amigos decidieron comprar, cada uno, una y así mantener la primera partida de paintball de la historia. Fue Gaines quién ganó.

Las reglas fueron construyéndose posteriormente y se basaban en el juego “capture the flag”. El primer artículo publicado acerca del juego fue en el año 1980 en Sports Illustrated.

Tiempo después, los dos amigos crearon una empresa (National Survival Game) y firmaron un contrato con Nelson Paint Company como distribuidor exclusivo. Como resultado del monopolio del equipo total del juego, obtuvieron beneficios en sólo seis meses.

 

¿Cómo eran las primeras partidas del juego?

En las primeras partidas los jugadores usaban gafas convencionales ya que las máscaras especiales para el juego no habían sido creadas. La pistolas tenían que ser amartilladas tras cada tiro. Cada pistola tenía un máximo de doce tiros y las primeras bolas no estaban disueltas en agua, tenían una base de aceite.

Al tener un número contado de disparos, las partidas podían alargarse hasta muchas horas a lo largo del día. Los jugadores podían acecharse una tarde entera sin hacer ningún disparo.

No fue hasta 1981 que el paintball despegó como una de las más populares actividades para niños y adultos. Fue gracias a que la tecnología del juego empezó a dearrollarse para hacer el juego más competitivo.

Se añadió una bomba delantera a la pistola para evitar el amartillamiento. Los tanques de aire sustituyeron a los antiguos cartuchos de 12 gramos y se añadieron otras mejoras como la pintura diluida en agua en vez de pintura con base de aceite.