¿Cómo ha cambiado la bolsa de valores?

Invertir en bolsa: crisis del 29

Todos sabemos a qué nos referimos con “crisis del 29” y como afecto ese viernes negro a las bolsa de valores. Ese día, la renta nacional, los beneficios empresariales, los precios y los ingresos fiscales cayeron en picado (aquí puedes encontrar más información: https://tesslineinternacional.com/

El comercio internacional casi sufre una glaciación, ya que se vio reducido al cuarenta por ciento. Estados Unidos aumentó sus listas de paro un veinticinco por ciento, lista que en algunos países llegó hasta la cifra del treinta y tres por ciento.

Las ciudades que dependían de la industria, sobre todo la pesada, o la industria de la construcción fueron las más afectadas. Se dejaron de construir casas puesto que no había nadie capaz de comprarlas ni de mantenerlas.

Las cosechas sufrieron la bajada de los precios, por lo tanto los campos y las zonas rurales no se salvaron del quiebro. Los precios perdieron hasta un sesenta por ciento de su valor en los mercados.

La demanda cayó, por lo tanto dejó de haber empleos para el sector primario. Mucha gente perdió sus casas, sus empleos e incluso la vida al verse sin dinero para pagar medicinas o alimentos básicos.

¿El primer temblor?

Quizás nos tenemos que remontar a las consecuencias que trajo con ella la Primera Guerra Mundial. Esta puso el broche final al orden económico internacional, produjo un descenso demográfico. Conllevó un gasto público descomunal y hubo una gran presión inflacionista.

Es por ello, que desde la crisis del 29, la bolsa de valores estableció planes de actuación para prevenir nuevas caídas del mercado e intentar que no pasara lo mismo. Cosa que se comprobó que no funcionaba con la última crisis mundial.

Por lo tanto a la hora de invertir en bolsa hay que conocer bien todas las opciones que manejamos, los peligros e informarnos de todo a través de profesionales puesto que es un terreno que a veces puede resultar igual que las arenas movedizas.

La bolsa de valores hoy en día

A día de hoy las cosas han cambiado mucho, respecto al pasado. Invertir en bolsa es mucho más seguro y existen profesionales que podrán aconsejarte durante todo el proceso. Nuestro consejo es empezar a invertir aspirando una media de un cinco por ciento anual.

¿Qué debo comprar?

Tendrás que buscar empresas con una ventaja competitiva que permita conseguir rentabilidades superiores a la media en un periodo medio de tiempo. Con muy poca deuda y beneficios crecientes a largo plazo.

Una vez identificado el objetivo sólo habrá que esperar que la bajada de la bolsa te permita comprar esas acciones al menor precio posible.

¿Y a la hora de vender?

Si quieres vender tus acciones cuando están sobrevaloradas y no ofrezcan ningún margen de seguridad se tratará de una estrategia de Inversión en Valor. Si inviertes sin tener que preocuparte mejor que no vendas tus acciones, si son una buena inversión tu dinero irá creciendo año tras año.

Por lo tanto invertir en bolsa en valores sólo supone la inicial inversión de tiempo para formarte y conocer a fondo las diferentes estrategias que te consigan una mayor rentabilidad. Es una idea genial para compatibilizar con un trabajo estable y tener activos subiendo.